Publicado: 27 / 12 /2013

Orquestas Infantiles de la Ciudad

(Ciudad)

Frente al despido por parte del Gobierno porteño al fundador y coordinador de las Orquestas Infantiles y Juveniles de la Ciudad, Maestro Claudio Espector, la Unión de Trabajadores de la Educación y diversas organizaciones marcharon hoy al Ministerio de Educación de la Ciudad para repudiar esta medida arbitraria y exigir la reincorporación del músico a su puesto de trabajo.

Claudio Espector, reconocido como «personalidad destacada de la Cultura de la Ciudad» por todos los bloques de la Legislatura porteña, fue despedido de su lugar de coordinador general del Programa Orquestas Infantiles y Juveniles de la Ciudad de Buenos Aires, en vísperas de las fiestas y del fin de un año en el que expresó cómo el Gobierno porteño desfinancia el programa, quitándole recursos para seguir adelante.

En ese marco, cientos de estudiantes, músicos, trabajadores de la educación y artistas, se acercaron al Ministerio de Educación porteño, ubicado en el bajo porteño. Entre ellos estaba Espector, quien señaló: “La verdad, no es casual la fecha que han elegido para hacer esto. Tampoco es casual nuestro convencimiento y nuestro compromiso para seguir adelante y seguir trabajando en lo que nosotros sabemos y lo que nosotros queremos. Eso es indoblegable, más allá de los funcionarios de turno y del Ministerio de Educación en este momento. Creo en la acción que podemos hacer desde los sindicatos, desde los padres y desde las familias, porque luego de 16 años de construcción es una cosa formidable, muy sólida y los pibes tienen que seguir teniendo la posibilidad que han encontrado en las orquestas”. Al mismo tiempo, Espector señala que al Gobierno porteño “Claramente les molesta que visibilicemos el desfinanciamiento que están provocando, les molesta que estemos en los barrios trabajando, el contacto con la familia y tienen una adicción por la mentira, muy desfachatada”.

Por su parte, Leandro Bleger, que es coordinador asistente de las orquestas y delegado de UTE agregó que la movilización fue para defender “”una noción de lo que debería ser el Estado, una forma de relacionarse y de concebir las políticas públicas. Estamos disputando un sentido que es absolutamente opuesto al que lleva adelante el gobierno de la Ciudad. Vinieron de todo el marco político, distintos diputados, legisladores, senadores. Hemos recibido apoyo de distintas fuerzas, como puede ser Narodowski, Filmus y Giannoni, hemos recibido apoyo de una innumerable cantidad de organizaciones sociales, centros de salud, comedores barriales, organizaciones territoriales, miembros de distintas organizaciones religiosas, embajadas, desde la de Estados Unidos y Venezuela a las de Cuba, Bolivia y Holanda. Hemos recibido el apoyo de una cantidad impresionante de músicos de distintos ámbitos, desde músicos populares a los del ámbito académico. Obviamente, es una demostración de que el Gobierno de la Ciudad no puede hacer lo que quiere y que no tiene legitimidad para destruir algo que tiene 16 años de historia”.

“El sábado tuvimos una asamblea que estaba pensada para ser de trabajadores y finalmente participaron familias, padres, madres y chicos. Los testimonios eran conmovedores y nos hicieron llorar: madres diciendo “yo no quiero a mis hijos les saquen los instrumentos” o que esto les cambió la vida, que les dio una oportunidad que jamás hubieran pensado. Esto es inconcebible bajo la óptica del actual Ministerio de Educación de la Ciudad, de la Subsecretaría de Equidad Educativa del Ministerio de Educación porteño Soledad Acuña, que se maneja con la lógica de la caridad y está absolutamente descreída de que nuestros pibes merecen el derecho de participar en esto y lo ha dicho explícitamente. Ella dice que esto es un privilegio. Para nosotros esto es un derecho que tiene los pibes y el carácter inclusivo del proyecto se demuestra cada día conteniendo a las innumerables situaciones de desprotección que viven las familias que participan y también con la cuestión de la calidad”, agregó Bleger.

Entre esos pibes de los que habla Leandro, Antonella, de 16 años agrega: “Estoy en la Orquesta desde hace 5 años. La música significa todo para mí y quiero vivir de eso. Ahora que nos están sacando, lo peor que podía pasar es echar a Claudio, que es el que piensa siempre en nosotros. Yo toco la viola, estoy en la Orquesta de Balvanera y significa mucho para mí porque nunca pensé que iba a poder tocar un instrumento como este. La verdad, no lo conocía hasta que entré, nos mostraron un montón de instrumentos y es el que más me gustó. Fuimos a tocar al Teatro Colón y a muchos teatros importantes. Somos todos chicos que vamos, nos dan el instrumento gratis, y que por ahí saca a muchos chicos de la calle. Es un pasatiempo”.






Entradas recientes

Articulos Mas Leidos

Esta página ha sido visitada
veces