Publicado: 08 / 02 /2014

Paro sorpresivo en Línea A

(Barrio de Flores)

El paro sorpresivo que desde ayer afecta a los usuarios del subte de la línea A,que une la Plaza de Mayo con la estación San Pedrito, en Flores, continuará por lo menos hasta mañana. La huelga, que fue declarada por tiempo indeterminado, se produce por un conflicto entre conductores y guardascon la empresa Metrovías, a quien acusan de haber instrumentado un nuevo esquema de reordenamiento laboral y de haber comenzado a aplicar sanciones a los trabajadores que se niegan a aceptar los cambios.

Voceros de la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP)señalaron que la medida de fuerza, que comenzó ayer a las 6, era en respuesta a «las sanciones» que aplicó la empresa a los trabajadores que rechazaron el «reordenamiento en el esquema». Advirtieron también que el nuevo cronograma puede poner «en riesgo» la vida de pasajeros y trabajadores. El paro se extendería hoy y el servicio sólo se reanudaría mañana a partir de las 5.

La compañía rechazó la acusación y argumentó que la finalidad es «mejorar los estándares actuales de regularidad del servicio» y, en función de eso, «se están aplicando sanciones disciplinarias a guardas y conductores de algunas líneas» que no cumplan con estas medidas.

Según el gremio, la empresa pretende que las formaciones aumenten la velocidad de los trenes para lograr acortar los tiempos de espera entre formación y formación. En este sentido, el metrodelegado Néstor Segovia sostuvo en su cuenta de Twitter @nestor_segovia: «Si aumentamos la velocidad de los trenes, corremos el riesgo que pase una tragedia como la de Once», en la que murieron 51 personas.

El gremialista dijo que Metrovías, «pretende que las formaciones vayan más rápido de lo normal para que no se note la falta de trenes».

Mediante un comunicado, Metrovías negó que la implementación del nuevo cronograma de servicio ponga en riesgo la seguridad de los pasajeros y los empleados. Negó también que exija mayores velocidades que las permitidas en la línea A.

El gremialista de la línea A Flavio Baygorria dijo que los empleados del subte «no» trabajan «a la velocidad que quiere la empresa y eso termina generando un retraso en el esquema» requerido, e indicó: «Los compañeros se niegan a conducir a la velocidad que dice Metrovías porque pondrían en riesgo la vida de los pasajeros y de los propios trabajadores».

Baygorria aseguró que una docena de trabajadores «se negaron a trabajar a velocidades peligrosísimas». Al respecto, la empresa enfatizó que el nuevo esquema de reordenamiento se implementó por «las malas prácticas» de los conductores y guardas a los que acusó de «conducir injustificadamente a una velocidad inferior a la planificada para aumentar el tiempo de viaje de cabecera a cabecera».

«Es importante aclarar que el sistema de señales que regula la circulación de los trenes en esa línea cuenta con dispositivos que controlan la velocidad de los trenes y evita que se puedan transgredir las velocidades permitidas», indicaron voceros de la empresa.