Cambios en la ley de basura para permitir la termovalorización

Ciudad

Publicado: 05 / 05 /2018

Cambios en la ley de basura para permitir la termovalorización

(Ciudad)

Cambios en la ley de basura para permitir la termovalorización.

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires modificó la legislación local conocida como “de Basura Cero” (Ley N° 1854), con el propósito de prorrogar los plazos originales sobre cumplimientos de metas y, además, permitir una nueva forma de combustión controlada y bajo riesgo ambiental que sirve para generar energía mientras se reducen los residuos a la décima parte de su volumen.

La iniciativa fue del Poder Ejecutivo, que planea importar de Europa hornos de avanzada tecnología para aplicar el sistema denominado “termovalorización”. Hubo también un proyecto del diputado Marcelo Depierro (MC), del interbloque Evolución, y varias reuniones de las Comisiones de Ambiente y de Obras y Servicios Públicos, donde se hicieron modificaciones a pedido de organizaciones ecologistas, cooperativas de recicladores y entidades vecinales. Myriam Bregman (FIT) había hecho observaciones y pidió el archivo del proyecto.

Finalmente se elaboró un despacho conjunto de mayoría de ambas comisiones, que fue debatido y actualizado aún en el recinto al momento de la votación en particular. La ley fue resistida por la oposición y se sancionó por 36 votos positivos de Vamos Juntos, Gen y MJ y 22 votos negativos del resto de las bancadas.

“Es necesaria la implementación de nuevas tecnologías para mejorar la eficiencia en la gestión de residuos, entre ellas, la valorización energética”, sostuvo el dictamen conjunto que firmaron en mayoría los legisladores oficialistas, en consonancia con los fundamentos de la Jefatura de Gabinete.

La termovalorización consiste en la oxidación total de los residuos a altas temperaturas, en hornos específicos, que reducen en un 90 por ciento el volumen de los desechos y cuyas cenizas pueden ser reutilizadas en la industria de la construcción. La tecnología deberá cumplir los estándares de eficiencia energética definidos por la Unión Europea. La norma propuesta también establece mecanismos para el control ciudadano de posibles contaminaciones.

La norma sancionada garantiza el trabajo de los recuperadores urbanos al prohibir terminantemente el tratamiento térmico de materiales reciclables o aprovechables provenientes del circuito de recolección diferenciada.

En cuanto a la prórroga de plazos, se mantiene la reducción progresiva de la cantidad de residuos que se permiten depositar en los rellenos sanitarios y se establecen las siguientes nuevas metas a cumplir: “De un 50% para el 2021, de un 65% para el 2025 y un 80% para el 2030, tomando como base los niveles enviados al CEAMSE durante el año 2012. Se prohíbe para el 2028 la disposición final de materiales tanto reciclables como aprovechables”.