Dos policías se ofrecieron a adoptar a una beba abandonada en un contenedor

Barrio de Flores

Publicado: 30 / 08 /2021

Dos policías se ofrecieron a adoptar a una beba abandonada en un contenedor

(Barrio de Flores)

«Nosotros pasábamos por la mano contraria, nos pareció raro y fuimos a ver qué pasaba. Entonces, dimos la vuelta y al llegar al lugar una persona nos dice ‘esta bolsa que está en el piso se movía, no sé si es un bebé, un animal, un perro’».

Así fue como el oficial primero Víctor Díaz y oficial Daniel Donato, integrantes del Servicio Motorizada de la Comisaría Comunal 6 de la Policía de la Ciudad, encontraron a la beba recién nacida que había sido abandonada en un contenedor de basura ubicado en el cruce de Curapaligüe y Zelarrayán.

Los efectivos recorrían el barrio cuando fueron alertados por un cartonero alrededor de las 19.30 del jueves último. Inmediatamente, los oficiales sacaron la bolsa del contenedor y rescataron a la beba para llevarla en un móvil al Hospital Piñero.

La médica de guardia les confirmó que se trataba de una niña y que había decidido llamarla Jorgelina. Pesaba 3,5 kilogramos y determinaron que había nacido en un lapso no mayor a una hora. Por suerte, estaba en buen estado de salud.

Según fuentes de la fuerza porteña, Díaz y Donato recorrían la Comuna 7 cuando vieron que cerca de un contenedor de basura había «cuatro o cinco personas mirando hacia el suelo».

«Lo único que nos dijo que la gente que estaba ahí es que la bolsa se movía y que no sabían que era», comentaron.

Además, detallaron que a la beba se le «veía el cordón y que estaba atado con algo». Sin dudas, la rapidez de los efectivos fue necesaria para salvarle la vida.

La beba fue llamada Jorgelina en el hospital, pero por una confusión. «Alguien interpretó que mi nombre o el de él (por su compañero) era Jorge y dijeron ‘vamos a ponerle el nombre de ustedes'», contaron.

Uno de ellos confesó que en el momento del hallazgo lo invadió la «emoción». «Tengo quince años y medio de servicio. Es la primera vez que me pasa algo así», reconoció Días. Por su parte, Donato trabaja en la fuerza hace cuatro años.

Días destacó además que cuando se conoció la noticia recibió una infinidad de llamados y mensajes de personas que querían colaborar con ropa o alimento.

Según los médicos, gracias a Díaz y Donato la menor está viva. Pero la historia no termina ahí, no se agota en un accionar que, a fin de cuentas, forma parte del deber de cualquier policía.

Como todavía no se pudo confirmar el paradero de la madre, Díaz y Donato tuvieron un gesto de amor: se ofrecieron para adoptar a la beba.

«Yo me ofrezco, cualquiera quiere ayudar en la situación que se la encontró y para que tenga un futuro mejor. Soy padre de un muchacho de 18 años y una nena de 15», dijo Díaz. «Sí, también. Con mi novia hablamos este tema y ahora se dio esto…», señaló Donato.