Portada » Noticias » Traspaso de la Policía Federal a la Ciudad de Buenos Aires
Traspaso de la Policía Federal a la Ciudad de Buenos Aires

Noticias

Publicado: 06 / 01 /2016

Traspaso de la Policía Federal a la Ciudad de Buenos Aires

(Noticias)

Con Mauricio Macri en la Casa Rosada y con Horacio Rodríguez Larreta como su sucesor al frente del Gobierno de la Ciudad, en menos de un mes se concretó un viejo anhelo del PRO en materia de seguridad. Ambos funcionarios -y amigos- firmaron ayer el traspaso de la Policía Federal a la Ciudad de Buenos Aires, por lo cual 19.000 hombres que respondían a la fuerza nacional trabajarán en conjunto con la Metropolitana, creada hace seis años por el propio macrismo y que en la actualidad cuenta con 6.300 agentes.

Durante el acto en el Salón Blanco de la Rosada, Macri destacó que el principal objetivo es la lucha contra el narcotráfico y pidió la confección de un mapa del delito para conocer las zonas más problemáticas. “El gran desafío que hemos asumido es la lucha contra el narcotráfico y la única manera de enfrentarlo es mejorando la institucionalidad de nuestro país a través de la calidad y la presencia de nuestras fuerzas de seguridad en todo el territorio”, apuntó el presidente. Y agregó: “Debemos asumir el compromiso de volver a tener estadísticas públicas claras del mapa del delito, para que mes a mes haya números confiables que permitan verificar la mejora en los distintos lugares”. En tanto, Larreta aclaró que ninguna institución tomará a la otra, sino que se trata de una “fusión”. De hecho, ambos organismos dependerán de una misma cabeza política, el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño que conduce Martín Ocampo, aunque coexistirán la jefatura de Guillermo Calviño en la Federal y de Horacio Giménez en la Metropolitana.

La gente no notará cambios visibles en la primera etapa, dado que los agentes mantendrán sus uniformes actuales, pero a largo plazo, cuando el trabajo esté aceitado, las fuerzas tendrán el mismo nombre (podría ser “Policía Federal Metropolitana”) y estarán unificadas. Según el convenio, el primer año será de transición y se ejecutará de manera gradual la transferencia respecto de cada uno de los agentes, organismos, funciones y servicios.

A nivel presupuestario, para la Ciudad no habrá cambios, ya que la Nación también cederá los recursos que demanda su funcionamiento en la actualidad.

La mudanza incluirá a los policías de la Superintendencia de Seguridad Metropolitana (básicamente, las 54 comisarías porteñas, Infantería y Montada), la Superintendencia de Bomberos y parte de las áreas de Policía Científica y de Investigaciones (Homicidios, Robo y Hurtos, Defraudaciones y Estafas, entre otras). En cambio, quedan fuera del convenio unos 25.000 efectivos entre las áreas que comprenden delitos federales relacionados con el crimen organizado transnacional: terrorismo y trata de personas, por ejemplo. Esto impulsa la vieja idea de que la Federal comience a operar a nivel de todo el país como un FBI estadounidense.

Hasta que la fusión se concrete en su totalidad, los agentes transferidos conservarán su escalafón, salario, antigüedad, derechos previsionales y de cobertura social según la normativa vigente. La Federal tiene tres escalafones (Bomberos, Comunicaciones y Seguridad), mientras que la Metropolitana sólo uno. A nivel rangos, la fuerza nacional tiene oficiales y suboficiales, en tanto que en la Metropolitana sólo hay oficiales.

Otro punto sensible del traspaso, que por el momento no se verá alterado, es la cantidad de horas y el sueldo. Los policías federales trabajan seis horas rotativas (una semana de 0 a 6, la siguiente de 6 a 12 y así sucesivamente); los efectivos de la Metropolitana trabajan ocho, pero en turnos fijos. Un oficial recién recibido de la Metropolitana gana cerca de $15.000 y uno de la Federal recibe unos $12.000, aunque puede hacer horas adicionales y engrosar su salario (los policías porteños lo tienen prohibido por ley).

Para que el proceso de traspaso se inicie lo antes posible, primero debe ser aprobado en la Legislatura porteña. Rodríguez Larreta anticipó el llamado a sesiones extraordinarias, que serán entre la semana que viene y la otra. “Es un tema que lo amerita, sobre todo porque está el acuerdo firmado y no conviene esperar hasta marzo. Si no, entra en un limbo”, aseguró el jefe de Gobierno porteño. Esperanzado en que los bloques opositores acompañen el proyecto, Larreta explicó que se votará por sí o por no y que su aprobación será por mayoría simple.


Entradas recientes

Articulos Mas Leidos

Esta página ha sido visitada
veces